Saltar al contenido

El canalla, el mezquino y el noble.

  • por

Quien es quién en el mundo de los negocios o en la vida misma. Buena pregunta sin respuesta, lo que para unos es una cosa, para otros es todo lo contrario y siempre será así, porque nos guste o no, los seres humanos nos movemos en el 95% de los casos por interés personal, afinidades, preferencias, etc., y aquí englobo a todo quisqui.

Pues bien, en el mundo del vino ahora se habla de la poda en verde, de enviar vino a destilar, de arrancar viñedo, todo consecuencia de la superproducción y el bajón de ventas a nivel global. La gente ya no bebe vino como antes, esto es consecuencia de muchos factores, cada vez se come menos en casa, la vida es muy ajetreada, no tenemos tiempo para nada, en fin, estilo de vida, sin mas comeduras de tarro. Hace unos años, no tantos, las personas llegaban a casa al mediodía a comer, echarse la siesta y volver al trabajo, después unos vinitos en la zona habitual de cada ciudad y vuelta a casa a cenar, por supuesto con vino, ver un poco la tele y a la camita. Simple, pero creo que acertado. Eso se ha perdido y por consiguiente el consumo doméstico de vino, ahora en la gran mayoría de los casos queda para las celebraciones, regalos, restaurantes y cuando salimos de pintxos o tapas por alguna zona típica.

Entonces cual puede ser la solución, como dicen gente con mas criterio y experiencia que yo, lo que estamos haciendo con las soluciones que apunto arriba es pan para hoy y hambre para mañana, lo decía Sanchez Migallón en su último post en La Gaceta del Vino, y yo estoy de acuerdo. No podemos estar toda la vida dando dinero a fondo perdido, para que viticultores, bodegas, distribuidores, sigan perdiendo dinero y vuelta a empezar.

Si hay que reclicarse, es el momento, todo el mundo quiere mantener su estatus, unos sus viñas, las cuales esperan que den para comer a el y su familia, las bodegas para elaborar vinos de calidad y venderlos a precios razonables y los negociants, como dicen los franceses, sacar un margen con la distribución de los mismos. Pero lamentablemente eso va llegando a su fin, somos muchos habitantes sobre la tierra, pero menos consumidores de vino, entre razones religiosas, la obsesión por la vida saludable, la alternativa de otras bebidas, como la cerveza principalmente y en definitiva el claro cambio de vida, nuestro vino languidece de manera lamentable. Sin ir mas lejos, el otro día cenando con mis amigos, hablamos de los hijos y quitando otro amigo y yo, ninguno de los hijos del resto bebía, ni le interesaba el vino. para muestra, un botón!!!

Quiero decir que el título de este artículo o llamenlo como quieran, es producto de los muchos canallas dentro del sector que no han visto el potencial, por ejemplo del vino sin alcohol, al contrario que la cerveza, en la que todas las cerveceras han trabajado para crear un producto cada vez mas apetecible, el mal entendido romanticismo del vino nos lleva a soluciones partidistas que no solucionan nada, lo mismo con el potencial que tiene el bag in box, donde la inmensa mayoría de las D.O. no lo permiten con su distintivo, mezquino el asunto, ya que solo crean barreras para torpedear su propio sector y por ende negocio. Poco noble nos queda, pero todavía existen, gente que piensa con vistas al futuro, ayudan y trabajan para ellos y por los demás, no daré nombres, lo dejo para ustedes. Salud!!!

 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Translate »